La puta flor

— Me pregunto qué coño le ves a esa puta flor.
— Es bonita.
— ¿Bonita? ¿Es eso por lo que te quedas ahí mirándola como un pasmarote? ¿Porque te parece “bonita”?
— Sí.
— En serio, no lo entiendo. Incluso parece algo marchita. Puede que le falte agua. O vitaminas. O un buen polvo, como a ti. JAJAJAJA.
— Muy gracioso… No es la flor en sí, es lo que representa.
— Es una puta flor en un florero cutre y sin agua. Puedes estar seguro de que no representa nada. Quizá el gusto de mierda de quien la puso ahí, pero nada más, créeme.
— Se trata de la evolución. No existiría esa flor si no hubiera habido muchas otras antes que ella. Millones, tal vez. De hecho, no podemos siquiera imaginar cómo eran sus antepasados más lejanos. Es posible que su forma inicial fuese unicelular. No sé. En un pasado remoto puede que fuésemos la misma cosa… Y ahora, míranos, tan diferentes… ¡Es fascinante!
— ¡Gilipolleces! Si no te conociera diría que has bebido. ¿Tal vez te drogaste sin que te viera? JAJAJAJA. No. ¡Claro que no! No tienes huevos ni para eso. Así te va… Me das pena…
— Déjame en paz. No tienes ni idea de nada…
— Pobre… No me digas que te he ofendido. Buah… Buah… Al mirón de flores le ofende que le digan las verdades a la cara. Pobre. Qué lástima. ¿Hoy también vas a llorar? JAJAJAJA.
— ¡Olvídame!
— Pero bueno, ¿ahora qué haces? ¿En serio? ¿Estás arrancándole los pétalos como una estúpida cría enamorada?
— ¡A ti que te importa!
— Digamos que me preocupo por ti. No merece la pena que sigas soñando con aquella malfollada; pasa de ti. Va, no seas calzonazos.
— No te he pedido tu opinión. ¡Lárgate de una vez!
— Joder, preferiría que dejes de hacer eso, me da vergüenza formar parte de esta escena. Es más, por un momento casi me había creído ese discurso tuyo sobre la fascinación que te produce la evolución de las especies. Y ahora, mírate, deshojando la margarita como quien le arranca las plumas a un pollo antes de cocinarlo. Pero qué cutre eres, por favor. Creo que voy a vomitar.
— Me quiere, no me quiere, me quiere…
¡Ay!
— …
— ¿Por qué paras?
— Juraría que se ha quejado.
— JAJAJAJA. ¿Te lo has creído en serio? Me cago en la puta, qué inocente eres, por favor… ¿No tienes bastante conmigo en tu cabeza? Tremendo tarado estás hecho. JAJAJAJA.

 

– Eqhes DaBit –
– 10, Enero, 2015 –
– Sant Carles de la Ràpita (España) –

Por | 2016-02-14T06:38:40+00:00 10, enero, 2015|Castellano, Mentiras, Prosa|2 Comentarios

2 Comments

  1. ramon angel 31, enero, 2015 en 0:53 - Responder

    Diríem que es un poema descarnat, cru… potser de vegades ens estem mal acostumant al que esperem del poeta. I em pregunto que esperem de un poeta ?????? …. poesia. ?
    ( perdona pero no acostuma a comentar coses soltes pero esta me ha fet ballar el cap. )
    gracies.

    • eqhes 31, enero, 2015 en 19:33 - Responder

      Gràcies per deixar-te caure per aquí, Ramon Àngel, és tot un plaer.

      Home… Jo no diria que és cap poema… És un diàleg intern, amb una mica d’atenció potser ho notes, hehe. Per tant, no deus vore poesia de la “normal” perquè no buscava que n’hi hagués, just al contrari, com apuntes. Ara bé, en la enagenació mental sempre hi ha poesia, potser no cal fer-la evident, no? ;P

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.